viernes, 21 de noviembre de 2014

A PROPÓSITO DE “SILUETAS DEL TIEMPO. LA POESÍA EN EL DEPARTAMENTO DE ÁNCASH” DE PEDRO LÓPEZ GANVINI

Siluetas del tiempo. La poesía en el departamento de Áncash (Lima, Fondo editorial de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega) se publicó en el año 2004 pero, curiosamente y por información personal con el autor, el libro no llegó a presentarse en la ciudad de Huaraz, capital del departamento de Áncash. Sin embargo, Pedro López Ganvini (Caraz, 1966) ha preferido remediar aquel olvido involuntario el sábado 18 de octubre.
Desde nuestro enfoque, haremos una lectura sobre los criterios que ha utilizado López Ganvini para estructurar  su antología. Sin duda, un texto de esta envergadura es doblemente subjetiva; pues implica una selección de textos literarios y también de ciertos autores. Es decir, a veces la perspectiva del lector no puede definirse a partir de uno o solo tres poemas; sino conocer más textos de un autor clave en el proceso histórico de nuestra literatura. El otro aspecto es que hay autores cuya obra en narrativa opacó y encaminó al debilitamiento de su poesía, como suceden con muchos escritores antologados. En muchos de estos casos preferimos quedarnos con el género donde el escritor esgrimió sus mejores recursos. 
El libro de López Ganvini es una tentativa de ambición que se inicia con este primer tomo. Son tres los elementos que componen el libro: Una “Presentación” a cargo de Ricardo Gonzalez Vigil, un “Prólogo” a cargo de López Ganvini y la “Antología” propiamente dicha. Gonzáles Vigil en la “Presentación” subraya que es “una tarea impostergable: recoger el fecundo acervo poético de cada departamento del Perú, explorando minuciosamente no sólo los libros y las plaquetas publicadas, sino los diarios y revistas” (p. VII). Sin duda, esta posición parte de lo planteado por Antonio Cornejo Polar, quien afirmaba que para conocer la literatura peruana era necesario conocer las literaturas regionales y ver en qué forma y en qué medida converge en nuestra literatura nacional. Sin duda, poniendo énfasis en que muchos de los escritores que forman parte del denominado canon literario peruano son de provincias: Guamán Poma, Vallejo, Arguedas, Valdelomar, Zavaleta, Vargas Llosa, etc. Gonzales Vigil en esta presentación distingue algunas rutas por las cuales transita la literatura ancashina: “La mayoría de las composiciones ostentan las huellas de tres estilos o tendencias literarias: romanticismo, modernismo y nativismo indigenista” (p. VIII). Esta mirada de Gonzáles Vigil es clave para entender sólo una de las vías por donde transita la poesía en Áncash; efectivamente, estos tres movimientos parecen mezclarse en nuestra poesía (sea cercana al mar o a los andes y cordilleras como ejes temáticos), resultando una simbiosis particular y todavía vigente en muchos autores como Néstor Espinoza, Román Obregón, Macedonio Villafán, entre muchos otros. Pero hay otra vertiente, una que transita entre preocupaciones más urbanas y experimentaciones individuales y heterogéneas donde destacan autores como Rosa Cerna Guardia, Marcos Yauri Montero, Livio Gómez, Eugenio Ángeles Gutierrez, Tania Guerrero, Manuel Cerna, Teofilo Villacorta Cahuide, el mismo Pedro López Ganvini, entre otros. En el “Prólogo” a la antología el autor de Concierto de Romance señala que este trabajo “busca ser una muestra y más que ello un inventario de los poetas del departamento, por ello dejo a criterio de ustedes para que revisen el material y ser los mejores críticos y seleccionen a los aedas que tiene la calidad poética que ustedes consideren”. (p. IX). De esta inquietud que tiene López Ganvini y que nos invita a nosotros los lectores a seleccionar; yo, particularmente, de los 154 poetas que aparecen seleccionados de las cinco provincias (Aija, Bolognesi, Huaraz, Huari y Huaylas), seleccionaría solo a unos 10.
Asimismo, López Ganvini señala que al momento de hacer la antología no ha “seleccionado exclusivamente versos con temática indigenista, pueblerina o provinciana, por el contrario hay libertad en la temática” (p. X), de esta manera nuestro autor señala que hay un grupo de poetas que hablan de su entorno con emoción; el mar, para los de la costa es un tema gravitante; asimismo, el ande y las montañas son también un tópico recurrente en dicha poética. Otro grupo representan los jóvenes poetas que aparecen también antologados y cuyo tema es la dispersión, influencia acaso de las corrientes vanguardistas de la primera mitad del siglo XX y las transformaciones socioculturales en las capitales de provincia hacia finales de siglo marcaron los derroteros de este.

En la selección que se hace sobre la poesía en la provincia de Aija, destacan Jorge César Alvarado Gómez, Jorge Ita Gómez y Teófilo Villacorta Cahuide. En la selección sobre la poesía en la provincia de Bolognesi (Chiquián), destacan autores como Juan Eugenio Garro y Livio Gómez. En la selección que se hace sobre la poesía en la provincia de Huaraz, se distinguen dos rutas por las cuales transita dicha poética. Una, donde el tema de la naturaleza andina revestida de una nueva técnica aún sigue siendo un tema gravitante, destacan escritores como Octavio Hinostroza, Román Obregón, Néstor Espinoza y Macedonio Villafán; en otra, destaca una heterogeneidad producto de las fracturas socioculturales experimentadas por un sector urbano de la población, donde aparecen autores como Marcos Yauri Montero, Rosa Cerna Guardia, Manuel Cerna y Tania Guerrero. En la selección sobre la poesía en la provincia de Huari, destacan  Silvio Huertas Asencios, Luis Alberto Rondón Vásquez y Teófilo Maguiña Cueva. Y en la selección que se hace sobre la poesía en la provincia de Huaylas, destacan Óscar Colchado Lucio, Román Obregón Figueroa, Eugenio Ángeles Gutierrez y mismo Pedro López Ganvini.

Sin duda, el estudio de nuestra literatura todavía sigue siendo durante muchos años un asunto postergado. Si bien es cierto, hay algunos intentos solitarios y personales por estudiarla, muchos de estos esfuerzos vienen desde los espacios académicos y editoriales de la metrópoli y no desde las provincias. Sin embargo, en ese estéril mundo de las compilaciones, las historias literarias y los estudios académicos en nuestra sociedad ancashina, el libro de López Ganvini es una referente que debemos tomar en cuenta ya sea por estudio o cuestionamiento. En una antología a veces resulta complicado y fugaz medir las potencialidades técnicas de cada autor, pues no se precisa el papel del artista ni su posición en la historia literaria. Al ser una antología censal se registran escritores consagrados mezclados con escritores que solo durante un periodo publicaron. Por otro lado, el prólogo me parece no subraya la naturaleza subjetiva que el antologador ha tenido en cuenta para realizar dicho trabajo y más bien ese trabajo se le da al lector.

Por lo que queda decir de Siluetas del tiempo. La poesía en el departamento de Áncash de Pedro López Ganvini, esta es una antología documental e importante sobre las discursivas poéticas de nuestra literatura ancashina. La perspectiva de este libro es la de una antología censal donde el antologador se libera del temido objetivo de ensayar un canon; donde se seleccionen, según el grado que contribuyan sus obras a definir el proceso histórico cultural de nuestra literatura.







No hay comentarios: